Soy una foodie. Lo confieso. Es un grave problema para mi culo pero es así, no lo puedo evitar. Disfruto con la comida, con los sabores, con los colores, con un plato rico bien montado y en un restaurante con un buen interiorismo donde comérmelo. Me quedo...