¿Cuándo se convierte la admiración en envidia? Para mí cuando veo el enorme talento de Damien Blottiere y paso del asombro y el embobamiento a la envidia más cochina por no ser capaz, ni por asomo, de recrear uno de sus maravillosos collages. Son obras...